Departamento de Lengua Española (Campanillas)

20/03/2009

Bicentenario de Mariano José de Larra

Filed under: Uncategorized — Seminario Lengua @ 17:41

Larra

El próximo 24 de marzo se cumplirán doscientos años del nacimiento del escritor madrileño (1809-1837).

Con motivo del bicentenario del nacimiento de Mariano José de Larra,  Jesús Miranda de Larra (descendiente del célebre periodista), ha publicado: Larra. Biografía de un hombre desesperado.

En una entrevista realizada al autor de esta última biografía de Larra, publicada en  www.elcultural.es, este afirma que: “…la obra Larra. Biografía de un hombre desesperado permite una aproximación completa a la persona y al escritor para conocerlo como hombre comprometido con el objetivo de conseguir el progreso para los españoles a través de la libertad, la justicia y la educación”.

En esta biografía Miranda  trata de diversos temas relacionados con la figura de Larra, entre ellos su suicidio que, en su opinión:“…se suicidó, convencido de que caminaba solo y hacia ninguna parte al ver frustrada su lucha por mejorar su patria, por orgullo; no quiso ser parte de la España desastrosa que le tocaba vivir […]. El desengaño amoroso, primero con Pepita, su mujer, y luego, y especialmente, con Dolores Armijo, fueron la gota de agua que colmó el vaso”.

En este libro se descubre a un Larra repleto de nuevos detalles, entre los que hay que destacar un corpus de su obra poética, de clara influencia neoclásica  y  de escaso valor para la crítica, que demuestra su vocación plural como escritor.

Vuelva usted mañana

( Artículo del bachiller)

El Pobrecito Hablador, 14 de enero de 1833

” Estas reflexiones hacía yo casualmente no hace muchos días, cuando se presentó en mi casa un extranjero de éstos que, en buena o en mala parte, han de tener siempre de nuestro país una idea exagerada e hiperbólica, de éstos que, o creen que los hombres aquí son todavía los espléndidos, francos, generosos y caballerescos seres de hace dos siglos, o que son aún las tribus nómadas del otro lado del Atlante: en el primer caso vienen imaginando que nuestro carácter se conserva tan intacto como nuestra ruina [1]; en el segundo vienen temblando por esos caminos, y preguntan si son los ladrones que los han de despojar los individuos de algún cuerpo de guardia establecido precisamente para defenderlos de los azares de un camino, comunes a todos los países.articulos6

Verdad es que nuestro país no es de aquellos que se conocen a primera ni a segunda vista, y si no temiéramos que nos llamasen atrevidos, lo compararíamos [2] de buena gana a esos juegos de manos sorprendentes e inescrutables para el que ignora su artificio, que estribando en una grandísima bagatela, suelen después de sabidos dejar asombrado de su poca perspicacia al mismo que se devanó los sesos por buscarles causas extrañas. Muchas veces la falta de una causa determinante en las cosas nos hace creer que debe de haber las profundas para mantenerlas al abrigo de nuestra penetración. Tal es el orgullo del hombre, que más quiere declarar en alta voz que las cosas son incomprensibles cuando no las comprende él, que confesar que el ignorarlas puede depender de su torpeza. […].

[1] Rubio: Primera versión: “nuestras ruinas”.        
[2] Rubio: Primera versión: “comparáramos”

Artículo completo. Vuelva usted mañana

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.